“La fascia es un tejido, formado por colágeno, que recubre todos los músculos y estructuras de nuestro cuerpo y cuya función es dar unión e integridad a los distintos sistemas del mismo, es decir, hacer que el cuerpo funcione como una sola unidad.”

Se trata de un tejido tridimensional y continuo, por lo que cualquier cambio estructural en una parte del cuerpo es capaz de generar restricciones en niveles más distales.

Además se considera un tejido dinámico, que está en constante cambio, adaptándose a las demandas mecánicas, absorbiendo y transmitiendo fuerzas.

Cuando existe un cambio estructural en la fascia se denomina “disfunción miofascial” y está puede ser debida a diversos traumatismos mecánicos y/o emocionales como, por ejemplo, golpes o caídas, intervenciones quirúrgicas, menstruaciones dolorosas, posturas inadecuadas, estrés, ansiedad…etc.

Esta disfunción miofascial debe ser tratada para conseguir el correcto funcionamiento del resto de estructuras; ya que de no ser así se puede generar un fallo orgánico y dolor.

Las restricciones en el tejido fascial no solo afectan al aparato locomotor de manera directa, sino indirectamente influyen en otros sistemas como el respiratorio, el cardiovascular o el nervioso, pudiendo generar compensaciones mantenidas en el tiempo, que posteriormente desemboquen en lesiones específicas (tendinopatías, capsulitis…etc.).

La eliminación de estas restricciones permite reestablecer el equilibrio corporal, eliminar los síntomas dolorosos y recuperar la función alterada.

Para ello en Evolution Madrid hacemos uso de técnicas de inducción miofascial, basadas en movimientos, tracciones sostenidas y compresiones directas con el fin de mejorar el deslizamiento entre los distintos tejidos del cuerpo, haciendo que éste recupere su equilibrio funcional.

De igual modo recomendamos una nutrición equilibrada y una buena hidratación (mayor post-tratamiento para favorecer la eliminación de toxinas).

Oferta Primera sesión de Fisioterapia

Llámanos